22 de junio de 2015

Tarta cremosa de chocolate blanco y mascarpone



Ya está aquí el verano!! Parecía que no iba a llegar nunca pero al fín ha llegado el momento de ir a la piscina y estar de terraceo hasta el anochecer. Instagram se llena de pies al borde del mar y mojitos al borde de la piscina. Si señor! Que para eso está el verano!




También ha llegado el calor y, por supuesto, ya apetece menos encender el horno. Para solucionar ésto y seguir disfrutando del postre, hoy os traigo una receta de lo más fresquita y sin necesidad de horno.




Tarta cremosa de chocolate blanco y mascarpone
de Las recetas dulces de Ana

  • 2 cucharadas grandes de mantequilla o margarina
  • 200 gr de galletas
  • 200 gr de chocolate blanco
  • 400 ml de nata
  • 250gr de queso mascarpone o queso crema similar
  • 1 sobre de cuajada
  • 150 gr de azúcar
  • 250 ml de leche entera



Para empezar, vamos a preparar la base de galletas:

Trituramos las galletas en la picadora de la batidora, si no tenemos, como me ha pasado a mí que se me ha roto :(, podemos poner las galletas dentro de una bolsa de plástico de cierre hermético (las de congelar vaya) y las pasamos por encima con un rodillo, en un minuto las tenemos listas.

En un bol, ponemos a derretir en el microondas las dos cucharadas de margarina. Añadimos después las migas de galleta y reservamos.

Ahora vamos a preparar el molde:

Ponemos film transparente cubriendo tanto el fondo del molde como las paredes.



Extendemos por la base la masa de galletas.


Y reservamos.

Ahora vamos con la crema:

En un cazo, calentamos la nata, el queso y el azúcar hasta que comience a hervir, justo en ese momento bajaremos el fuego. No dejamos de remover para que no se agarre al fondo del cazo.

Añadimos el chocolate blanco troceado y seguimos removiendo hasta que se deshaga del todo.

Calentamos la leche en un vaso y desleimos el contenido del sobre de cuajada hasta que no queden grumos.

Añadimos este vaso de leche a la mezcla de chocolate blanco del cazo. Removemos hasta que se mezclen bien todos los ingredientes y llevamos de nuevo al punto en el que empieza a hervir. Retiramos del fuego.

Dejamos enfriar unos minutillos y después lo vertemos sobre el molde con la base de galletas que teníamos reservada.


Yo he utilizado un molde de 20cm para que quedara más crema que base de galletas pero podéis utilizar uno más grande y quedará una capa más fina.

 La tapamos con más plástico film y la dejamos unas 3 horitas en la nevera.




Para decorar he utilizado un poco de nata montada, almendras crocanti y sirope de toffe. Puro vicio!




Es de las tartas más ricas que he comido y la verdad es que no es nada pesada, perfecta para el verano que acaba de empezar!!

Espero que os animéis a hacerla.

Besos!!




No hay comentarios:

Publicar un comentario